Cuando la niñera es el perro...