La convivencia y las vacaciones incrementan las demandas de divorcio