La brutal paliza de unos policías estadounidenses a un sospechoso que se negó a entregarse