Los padres se niegan a participar en la reconstrucción de los hechos