La noche de San Juan, corta, mágica y 'sucia'