Frío polar en la noche más mágica del año: los Reyes Magos llegan con temperaturas gélidas