Un niño de cinco años, a punto de ahogarse en una piscina repleta de gente