La increíble historia de la niña sin piernas y con una pelota de baloncesto pegada al cuerpo