Abril se tiñe de blanco: “Pasamos de veinte grados a menos tres”