El incesante trabajo de las maquinas deja imponentes muros nieve en León