Le diagnosticaron una infección pero resultó ser un cáncer terminal