La cifra de muertos por el seísmo sube a 6.600, la mayoría en el centro del país