La movilización contra el peaje obstaculiza el tráfico en las carreteras catalanas