El lenguaje de los móviles cada vez gusta menos