El motivo de la estampida en la Madrugá sevillana: una pelea