La mitad de los menores desaparecidos se han fugado de un centro de acogida