La principal hipótesis de la Guardia Civil: la pequeña Lucía se durmió y un tren le golpeó la cabeza