La lluvia no oscurece los colores del Mardi Gras