El incendio de la Sierra Cabrera, que arrasa ya 8.000 hectáreas, fue intencionado