El hospital de La Princesa en pie de guerra