La historia de un inmigrante que viajó desde Camerún a España: Un horror de ocho meses