Cada vez comemos más solos, hiperconectados y a toda prisa