Charlize Theron paga 100 dólares por un helado en Los Ángeles