La empresa que gestiona Castor reconoce que la actividad provoca temblores