Madagascar y España, unidas por un balón