El fuego devora el centro de Vigo