Un grupo de artistas francesas tacha de "puritanismo" las campañas contra el acoso