Acabada la Navidad, los adornos vuelven al trastero