Enfermeras con falda y jugadoras en bikini, los uniformes discriminatorios a la española