La mujer presuntamente degollada por su marido en La Coruña tenía una enfermedad en fase terminal