Los emoticonos del WhatsApp, protagonistas de una historia que no deja indiferente