El obispado que no quería la visita de un dios elefante en la iglesia