Español, francés y chino mandarín pugnan por ser la segunda lengua más estudiada