El director de la DGT cree que muchos conductores no hicieron caso de los avisos