El fervor de la Madrugá sevillana, truncado por el pánico