La defensa de Bretón dice que la opción de que los niños no llegaran la parque es errónea