¿Cómo afectan el nuevo decreto sanitario y los recortes a la lucha contra el sida?