Un joven dánes, la última víctima del desfase en Magaluf