Una casualidad maldita pudo desencadenar el crimen de Susqueda