El ladrón del camión de butano pasó la noche de fiesta y no había planificado el robo