Los carteristas aprovechan la avalancha de turistas para hacer su agosto en el metro de Barcelona