Cangas vuelve a la normalidad entre agujeros de bala