Médicos chinos se inclinan ante el cuerpo de un niño de 11 años que donó sus órganos