Una cantante canadiense reconoce que sus productores la chantajeaban sexualmente