De no poder verse los pies a ser portada de las revistas