30 cadetes estadounidenses han resultado heridos en una guerra de almohadas