La dejación de responsabilidad de los Estados, principal problema para la ayuda humanitaria