Personas con autismo nos muestran cómo conectarnos a la vida