El presunto asesino de su pareja en Palma trabajaba como profesor de Música y de Ética