Sandra y su hija pudieron huir amenazadas